EL CONVENTILLO DE LOS CATORCE PÁJAROS
Comentario

           José Gobello, en el lúcido prólogo que le sirve de umbral, advierte una característica en las composiciones que integran la obra, cincuenta y dos sonetos: “mantener en los tercetos las rimas de los cuartetos”. Y, sin embargo, todavía existe algo más: la saludable reposición del diálogo en verso a un difícil esquema formal de la preceptiva clásica. No recuerdo, insisto, otro ejemplo de diálogo lunfardesco aplicado al soneto y menos aún, con la fluidez y riqueza semántica que Punzi alcanza en composiciones antológicas en su género. Al dominio catedrático de la jerga, el poeta adosa cualidades de observación y análisis que revelan, en el momento creativo, no sólo artesanía sino también sensibilidad.

           Lunfardo y poesía encuentran, en “El conventillo de los catorce pájaros”, un hábitat propicio. Orlando Mario Punzi les franqueó la entrada y el matrimonio, desde hace una centuria, no piensa en el divorcio. Al calor del pueblo y sus cantores sigue empeñado en nombrar las cosas con fundamento, de acuerdo con el precepto hernandiano. Lo afirma Punzi, entre mate y mate: “Yo pregono la fórmula sencilla: /¿yerba y amor? A fondo, sin premura. /Y deje que rezongue la bombilla”.

Luis Ricardo Furlan

Volver

 
inicio - biografia - antecedentes - carta del poeta - bibliografia - fotos - contacto
 
 
Diloog