HISTORIA DEL ACONCAGUA

           “... veinte años yació muerto Juan Stepanek sobre el Aconcagua. Los lustros de nieve fijaron en su rostro de mármol la rígida mueca definitiva, de cara al cielo, como escuchando un eterno llamado. El viento blanco deshilachó su traje y endureció sus manos en los millares de noches en que la helada presencia custodió en vano las rutas estériles del Gran Acarreo. Juan Stepanek inicia el martirologio del Centinela de Piedra, en cuyas pardas laderas vaga aún su espíritu, subiendo siempre hacia los lares privilegiados que guardan los manes de la gran montaña.” (Cap.XVI, Pág.175, “Juan Stepanek y el túmulo de hielo”).

 

           Comentarios

           “El Aconcagua, indomable y vencido, es una obra de fascinantes capítulos, escrita por los mayores Orlando M. Punzi y Valentín J. Ugarte y el señor Mario L. de Biasey. Decir que en “Historia del Aconcagua” los géneros literarios se anudan en una serie de relatos que no le dan tregua al lector sería brindar una idea aproximada del libro. ¡Cuánto hemos de andar y de acongojarnos y exaltarnos a lo largo de las nutridas páginas! Cada expedición, cada fecha, cada relato escalofriante, cada glorioso desaparecido, cada triunfador extasiado serán otros tantos peldaños hacia la cumbre del libro.

Revista “El Hogar”
(23-V-1954)

           No cede en guapeza escribir la “Historia del Aconcagua”, de los mayores Orlando Mario Punzi y Valentín J. Ugarte y señor Mario L. de Biasey, a la tremenda peripecia que resulta de escalar sus paredones enhiestos, vencer el viento blanco, riesgos y penurias sin cuento, para, a la postre, sentarse en la cima de uno de los cerros más altos del globo, desafiante como pocos de la humana heroicidad. Hazaña por hazaña preferimos ésta que se remonta en el tiempo, para rescatar del olvido la promesa prometeica, el triunfo de la voluntad sobre la naturaleza bravía, el anhelo de ascensión del hombre hacia las alturas inaccesibles. El noble propósito de los autores, la copiosa información reunida y el celo desplegado para integrar esta memorable cronología aquilatan la significación de la obra.

“La Nación”
(23-V-1954)

Volver

 
 
inicio - biografia - antecedentes - carta del poeta - bibliografia - fotos - contacto
 
 
Diloog